El cuaderno de notas

El desarrollo de una idea y su escritura no es como la competencia atlética de los 100 metros planos: una posición en la línea de salida, un disparo, el arranque vertiginoso, trancos apresurados y flotantes, litros de oxígeno inhalados y exhalados por segundo, y menos de 10 segundos de intensa carrera. Muchos años de preparación y la sexta parte de un minuto para alcanzar la gloria.

Si bien esta clase de duelo deportivo tiene su propia belleza, trasladado el concepto de la carrera a la escritura sería como si tratáramos de redactar un soberbio texto con un metrallazo de palabras, sin tomar respiro, ni poner acentos, ni puntos, ni comas, disparadas como la tarabilla de un merolico, y que todas dieran en el blanco.

Read More