¿Sufres cuando escribes o sufres cuando no escribes?

El académico universitario de hoy tiene que escribir y publicar sobre su quehacer para que, cuando lo evalúen, obtenga cierta calificación conveniente y, en consecuencia, se le retribuya económicamente por su producción.

Pero no todo el que escribe piensa de esta manera: publicar para ganar. Hemingway lo expresó así:

“Tengo que escribir para ser feliz, me paguen o no por ello”. Luego, en otra parte anotó:

“¿Tú sufres cuando escribes? Yo, en absoluto. Sufro como un bastardo cuando no escribo…”

Read More