De la enseñanza de la escritura. 5

Tanto en la comunicación científica como en la académica es costumbre escribir en tercera persona, una voz pasiva donde el autor parece no haber compartido la experiencia que expone en lo que informa. En cambio, en la literatura, el autor puede jugar con la expresión escrita  como se le antoje y nadie le reconviene por ello. Estará bien o mal escrito, gustará o no, pero hasta ahí.

En una antología de las notas de trabajo de Ernst Hemingway sobre el asunto de la escritura y la importancia de la primera persona, dijo:

“Cuando empiezas a escribir en primera persona, si lo haces de manera tan real que la gente lo crea, entonces los lectores pensarán casi siempre que tus historias en verdad te sucedieron. Eso es natural porque, mientras las elaborabas, tuviste que hacer que le sucedieran a la persona que las contaba.

Read More